Make your own free website on Tripod.com

 Generación Derecho UC 2000

 

dibujo.jpg (6444 bytes)

Home
Editorial
Noticias
Actividades
Cine
Foro
Escuelita
Apuntes
En Debate
Fotos
Entrevista

 

Cine

     

Gracias por el Chocolate

por Gaby Hilliger
        La verdad es que muchas gracias por el chocolate... es notable la diferencia entre un película de suspenso norteamericana y una europeo, sin prejuicios de por medio, reconozco logros notables como los sospechosos de siempre, pero el no recurrir a sangre explícita ni a enormes recursos económicos para captar, angustiar y emocionar no parece resultarles a nuestros nunca bien ponderados estadounidenses (no meter en esta clasificación a la novel memento).

        Los franceses (en una co-producción franco suiza), nos sorprenden con una película de suspenso, un thriller, de esos que captan tu atención a lo largo de todo el film, pero además te permiten ir más allá... el malo (o mala, en este caso) no es un psicópata de película con cuestionables motivos de acción, aquí está la compleja naturaleza humana como base de explicación de los móviles de los personajes. El personaje de Mika, notabilísima actuación de Isabelle Hupert, es una mujer abandonada, adoptada por padres ausentes en el presente, tras    sus ojos pareciera no haber emoción alguna, pero hay obsesivas ansias de pertenecer a algo, y eso es precisamente lo que la mueve. No sabe porque vive, pues en su mundo pareciera no      haber lugar para ella, es por esto que debera abrirse paso a un lugar, y esto no puede ser tarea fácil. Su plan debe ser tan preciso, entramado como una telaraña (notar el tejido de la película).

        Sin embargo, sólo un plan es el perfecto e infalible, pese a que Mika busque su lugar este pareciera estar amenazado por muchas personas, y no puede vivir en función de que la dejen protagonizar su propia vida, eso agota y cansa... dan ganas de "tirar la toalla", (notar cuando deja la toalla en la silla para comprender los pasos posteriores de ella). Tras la entrega hacia los demás, al no haber verdadero amor tras ellos, no hay trascendencia, siempre hay fantasmas... y llega un punto de afrontar la verdad de nuestro destino, no hay vuelta atrás en ese punto por más que queramos volver a un origen (fijarse en la escena final).

        Si bien, todo gira alrededor de Mika, los demás personajes también aportan una mirada hacia lo imperfectos y extraños que somos los seres humanos. Y por más que convivamos con los de nuestra especie día a día, no dejamos de extrañarnos de nosotros mismos, entre André, Jeanne y Guillaume hay un lindo cuadro de vidas resquebrajadas por abandonos, vacíos, adicciones, obsesión, desorientación y envidia...

        Toda esta historia lleva de fondo el sonido de un piano agudo, punzante, perturbante, que nos habla de funerales, de vidas que en un momento dejan de ser tales, la pregunta es ¿desde cuando?, ¿desde cuando, Mika?

Realmente, muchas gracias por el chocolate.