Make your own free website on Tripod.com

 Generación Derecho UC 2000

 

dibujo.jpg (6444 bytes)

Home
Editorial
Noticias
Actividades
Cine
Foro
Escuelita
Apuntes
En Debate
Fotos
Entrevista

 

Cine

     
Una Historia Sencilla

afiche.jpg (5118 bytes)

 

David Lynch le da una vuelta de tuerca al estilo cinematográfico a que nos tiene acostumbrado (Twin Peaks, Carretera Perdida), desembocando en esta bella historia.

            Estamos en Laurens, lugar de residencia de Alvin Straight (Richard Farnsworth), un veterano de guerra que vive junto a su hija Rose (Sissy Spacek). El viejo Alvin sufre una caída en su hogar y es llevado por Rose al médico. El diagnóstico es el siguiente: problemas a las caderas, una posible diabetes y  riesgo de enfermedad coronaria. A pesar de esto Alvin se rehusa a cualquier tratamiento y menos dejar de fumar.

            Es entonces cuando se entera que su hermano ha sufrido un ataque cardíaco. Acto seguido le dice a su hija   que va a ir donde su hermano, para verle antes que sea demasiado tarde.

            Straight inicia sus preparativos para este viaje, el cual pretende realizar en un tractorcito para cortar pasto. Luego de un grave traspié, reinicia su travesía en un tractor poco más grande que el anterior (en el cual gasta sus ahorros), la cual tiene como meta el hogar de su hermano en Wisconsin, a 500 kilómetros de Laurens.

            Este viaje es una gran prueba al orgullo de Alvin, pues hace 10 años que no se hablan con su hermano, a raíz de una fuerte pelea. Pero así y todo quiere realizarlo. A lo largo del camino Conoce a varias personas y comparte con cada una de ellas su experiencia de vida y sabiduría, dejando más de alguna enseñanza.

Mención especial para la fotografía, que nos regala hermosos atardeceres y noches estrelladas, condimentando esta hermosa odisea.

Veredicto: película altamente recomendable, muy emotiva y que deja pensando en todas las bellas y –tal como dice el título- sencillas cosas que la vida nos depara. Actuaciones sobresalientes de Farnsworth, como el viejo Alvin, y de Sissy Spacek en el rol de la disléxica y sufrida hija de Straight.

por Ignacio Pefaur

Jeppers Creepers

afiche2.jpg (11040 bytes)

 

Esta cruza entre una “Road Movie” y una película de terror, es fácilmente divisible en dos partes: la primera; la buena y la segunda; la pésima.

Es así como en sus primeros 45 minutos, logra su objetivo. Esto es, nos muestra la terrible experiencia sufrida por un par de hermanos al ser perseguidos por un misterioso y viejo camión. El asunto no queda ahí pues tendrán un nuevo encuentro con el camión, pero esta vez mucho más atemorizante.

Tras haber sido adelantados por éste en la carretera (por supuesto que totalmente desierta), divisan a su extraño conductor arrojando unos bultos con apariencia de cadáveres humanos por un tubo de alcantarillado, vecino a una iglesia abandonada. Obviamente los hermanos regresan al lugar para investigar lo ocurrido y luego que uno de ellos cae por esta tubería, descubren lo que realmente había allá abajo.

Hasta aquí todo va bien, hay suspenso suficiente incluyendo un par de escenas repentinas (de esas que producen sobresaltos), pero ahora comienza la hecatombe, perdón, la segunda mitad de la película, donde todo lo logrado se derrumba a pedazos.

Entra en escena el monstruoso ser autor de los crímenes, una mezcla entre mutante, murciélago y humanoide, donde destaca su horrible cara (sospechosamente parecida a la de Depredador cuando se retira su máscara). Desde este momento la película trata, sin ningún éxito, de lavantarse.

Un buen consejo al director sería que por lo menos sea más explícito en las escenas de las muertes, pues éstas no muestran absolutamente nada, ni una gota de sangre, lo que resulta un pecado en un film sobre asesinos en serie.

Veredicto: obviable, salvo para quienes piensan que películas como “Se lo que hicieron el verano pasado” o “Scream 3” constituyen hitos del cine de horror.

por Ignacio Pefaur

Cine del Recuerdo
La Naranja Mecánica

afiche3.jpg (7013 bytes)

 

 

         El cine de Stanley Kubrick, el que últimamente se ha puesto un tanto "de moda", marcó definitivamente una etapa del cine. Son estos individuos, los que crean nuevos estilos y transgreden lo ya existente los que pasan a la historia (principio aplicable en cualquier ámbito). Kubrick se adentró en la densa naturaleza humana para analizarla desde los más diversos ángulos, en películas como la naranja mécanica, lolita y ojos bien cerrados, o trato de entregar una visión muy suya de la humanidad, como en odisea  del espacio. En otras ocasiones sucumbió al poder de la lumbrera hollywoodense como en Espartaco, y se rió del hombre y su dificultosa capacidad de vivir como en Dr. Strangelove.

          Desde mi precario conocimiento "kubrickiano", puedo decir que la película que más me impresionó fue LA NARANJA MÉCANICA, por  mi tendencia a la defensa de la libertad humana, pero por sobretodo, por la habilidad de esta película de hacernos reírnos de nosotros mismos como género humano, de todas nuestras pervertidas aficiones, y a la vez, atormentarnos hasta la médula, con nuestra limitadisima anatomía frente a la inmensidad del mundo.

          Alex, el protagonista, vive inmerso en una sociedad disgregada, con una familia que prefiere vivir con un extraño que con su propio hijo, donde la ultraviolencia es una vía de encauzar todas las inquietudes juveniles, donde tus más íntimos amigos esperan a que te des vuelta para apuñalarte por la espalda. Con esta panóramica, el líder del grupo comete las más atroces afrentas a la moral y las buenas costumbres, siendo un día atrapado por la policía local y encerrado. En la cárcel tiene contacto con un sacerdote, que lo lleva a la lectura y análisis de la biblia, y donde se compara el trato entre el clérigo y los reos con los de un general nacionalsocialista y los prisioneros de un campo de concentración. Herejía, pero en el mundo de Kubrick no hay limítes, esos debe colocarlos el espectador en su caso concreto.

          La médula de la película (en mi humildísima opinión), se centra en el descubrimiento de un método de rehabilitar delincuentes en orden de acabar con toda la violencia y crimen del mundo. Este consistía en intervenir en la fisiología de los hombres de manera que se le sometía a largas visualizaciones de escenas violentas, con líquidos que le proporcionaban dolores, todo con el objetivo de que cada vez que estuviera en contacto con la violencia, el individuo, por dolores físicos le rehuyera. Lamenteblemente para Alex (el voluntario a ser el primer hombre que se sometiese a esto) muchas de esas imágenes pusieron de fondo la música de Beethoven, su músico favorito. Alex sale al mundo como un hombre NUEVO, ya no hay posibilidades de reincidencia. Pero, esto no es sinónimo de una llave hacia una sociedad perfecta, el mundo está constituído de manera tal, que todo se devuelve. El sufrira el ataque de muchos de aquellos que el agredio durante su vida anterior, además los dolores de algo que le pertenece al mundo desde su origen, la violencia, y de algo como la música del genio bethoven, son cosas imposibles de aguantar. Y esa imposibilidad se relaciona con lo artificial del dolor sentido, pues se anula la libertad de Alex, transformandose en un objeto condicionado a lo uno y lo otro. Cuando se es libre para optar por el bien, por mucho que este se haga casi imposible de alcanzar, en una sociedad como la de Alex, y muchas veces en una como la nuestra, al haber nosotros optado por el lo hacemos en pos de una finalidad. Esta nos esclarece el camino y nos lleva a soportar los achaques de seguirlo.

           El hombre fue creado por Dios, de manera tal, que es digno y libre, negarle tal naturaleza es negarle esa humanidad, y propiciar un desbalance generalizado a nivel  de ecosistema. Creer en un mundo sin violencia ni delito, suele parecer una utopía, puede que día a día se nos muestre como una meta imposible, pero con fe en el ser humano parece ser más alcanzable. Dicho alcance debe adecuarse al hombre considerado en todo su ser, sin negarle nada esencial.

           Alex es utilizado a su vez por las distintas corrientes políticas para alcanzar la mayoría. Es utilizado como un instrumento para un fin, alcanzar el poder (cierta semenjanza con la realidad es mera coincidencia). Hay perseguidos poilíticos, campañas de marketeo publicitario, periodistas asociados con la imagen del candidato a promover etc.

           La película, con toda una puesta de escena futurista y con mucho color (algo del cine kubrickiano), mucho naranjo, es un espejo del hoy del ser humano. Un hoy un tanto vergonzoso y grotesco, que nos hace avergonzarnos de un hombre que juega a Dios, con resultados desastrosos, un político rídiculo, de la carencia de lealtad entre amigos, de familias más allá de la disfuncionalidad y ultraviolence. Pese a las similitudes con la realidad, es la aversión por esta la que me hace creer que hay esperanzas por resaltar lo mejor del ser humano, para acabar con la basura hedionda del patetismo individualista y egoísta de cierta parte de este, y de construir un mundo definitivamente mejor y más cercano al que creó Dios.  

              por Fluisima