Make your own free website on Tripod.com

 Generación Derecho UC 2000

 

dibujo.jpg (6444 bytes)

Home
Editorial
Noticias
Actividades
Cine
Foro
Escuelita
Apuntes
En Debate
Fotos
Entrevista

 

En Debate

      justicia.jpg (10959 bytes)

Envía tus aportes a primero2000@starmedia.com 
 

Esta es una sección para discutir y opinar, para escribir y contestar.

"Divorcio: Un debate desgastado" por Carlos Martinez
"Servicio Público" por Cristián Valenzuela
" Desnud-arte-" por Alejandro Montt

"Divorcio: un debate desgastado"

por Carlos Martinez

Divorcio, nulidad matrimonial, abandono, separación, juicio de alimentos,  concubinato, fraude de nulidad por incompetencia del Oficial Civil, etcétera, un sin fin de temas que causan desagrado al debatirlos, discutirlos o, simplemente, conversarlos; y, más desagrado causaría al tratarlos con quien va a ser tu futuro o futura cónyuge. Es absurdo que en víspera de celebración del matrimonio (ya sea contrato, ya sea sacramento) se piense en un eventual fracaso del proyecto matrimonial.

Los debates y mesas de diálogos no conducen a nada si en ellas hay partes que son incapaces de colaborar: por un lado, una exponiendo como “algo de moda” la reforma a la ley de matrimonio civil, por otro lado, la otra con fundamentos dogmáticos diciendo que no y no. ¿Quién tiene razón? Ante esto no cabe otra alternativa que JUZGAR lo que está sucediendo.

Y eso quiero hacer ahora en este escrito.

Yo creo que el tema está mal planteado. La cuestión no es decir sí o no al divorcio, sino que es plantearse las siguientes preguntas: ¿Qué es el matrimonio? ¿Para qué es? ¿Por qué resulta obvio que hay que casarse a cierta edad? ¿Por qué es una etapa tan marcada para el ser humano? ¿Qué valor tiene el matrimonio hoy en nuestra sociedad? Digo esto, porque con sólo fundamentalismos (ya que hay algunos que instrumentalizan la Biblia, documento histórico reconocido universalmente)  y legalismos (ya que en Chile se pretende arreglar todo con leyes y más leyes: ¡no más leyes que son letra muerta!)  no se llega a nada.

            En un número de Icaro (N°10, año 2001) una amiga escribía preguntándose “qué es un valor” y responde diciendo que “es aquello por lo que vale la pena, en el fondo, vivir”. Hoy es impopular sostener y comunicar el valor del matrimonio. ¿Es algo mal visto? No. Dentro de muchos son pocos los que dicen que el matrimonio es algo por lo que vale la pena, en el fondo, vivir.

Yo les digo que hay que ver la realidad tal como es, en su totalidad, considerar todos los factores, juzgar y quedarse con lo bueno. El divorcio no es el principio del fin de la institución de la familia. Hace tiempo que las familias se están disolviendo. El problema no se arregla sólo con una ley que reforme el matrimonio civil, instituyendo el divorcio. Sin duda que es una solución al problema del fraude de la nulidad matrimonial por incompetencia del tribunal, es protección a los derechos civiles de los hijos, etc, etc, pero no LA solución. Es el camino más fácil para tratar de arreglar un problema, pero –insisto- la cuestión es otra. Porque, ¿de qué sirve instituir el divorcio si la gente no se casa, conviven, si casi la mitad o la mitad de los recién nacidos en un año nacen fuera de un vínculo matrimonial?

Entonces, les pregunto a todos, especialmente a los principales actores entorno al tema: parlamentarios y eclesiásticos, ¿cuál es el verdadero problema de fondo que debe ser tratado?

                                                 Responder

 

"Servicio Público"

por Cristián Valenzuela

Una de las frases más recurrentes que se suelen oir al término de cada semestre, y slogan propio de los distintos Trabajos de Invierno o Verano, Misiones, Operaciones y todo el conjunto de actividades que se llevan a cabo en nuestra Universidad, es la de "Servicio Público", el "servir", o "formar en el servicio". Es que como si de repente, se dejaran las odiosidades y las diferencias entre UCistas, Gremialistas, K3istas, Pastoral, Facultades y todo tipo de unidades academicas o personas morales de la Universidad, que se manifiestan intensamente para atraer más adeptos; para fundirse en un sólo espíritu, en una sola idea.

Lamentablemente, no puedo sino disentir de todos quienes utilizan esta expresión para encerrar algo que es casi inabarcable. Es como intentar siquiera definir a Dios en palabras humanas, guardando las debidas diferencias. La idea de Servicio que se concibe es la de poder mediante estas actividades, formar e inspirar en la conciencia de cada estudiante un nuevo valor que le servirá de aqui en adelante. De darle una pincelada de la realidad, un tanto ajena a la cotidianiedad del Gran Santiago con su ritmo inalcanzable, que viven miles de chilenos día a día; con la esperanza de que el día de mañana, en nuestro desempeño profesional, podamos comportarnos concientemente y en consideración a aquellos que estan marginados y sin posibilidades de surgir en la sociedad.

Si bien esto es cierto, un interpretación simple de ello nos podría llevar a comparar esto a una especie de "Turismo de la Pobreza". Una   paseo por alguna zona pobre, quizás el contacto cercano con algun poblador, una madre desamparada en cuyos brazos se cierne un pequeño, o por lo mínimo: un poco de barro y lluvia al construir una mediagua. Son quizás estas apreciaciones las que tienden a espantar a quienes no participan, o que miran en forma peyorativa el sentido real que quienes organizan le pretenden dar.

Es por eso que la palabra servicio no puede enmarcar todo el conjunto de emociones, sentimientos y vivencias que encierra el participar de una actividad así. Podrá, según lo que sea: Trabajos, Misiones, Semanas Culturales u Operaciones, y también dependiendo de quien las organice, tener distintos matices. Pero en el fondo , todos tienen algo en común.

Esto es, que nos permite "servir" y "servirnos". Dar y recibir a la vez. Muchos se rien de lo que tu puedes hacer, y lo que puedes lograr con la construcción de una mediagua o la reparación de una casa."de que sirve, si con ello no aplacarás el sufrimiento de miles de pobre en el país, es un esfuerzo en vano...". Por un lado es cierto, pero la suma de las voluntades logra mover esta gran maquina y de aqui a mil años seguramente habrá una solución. Y por otra parte, hay algo fundamental: la entrega que tu le otorgas a esa señora que recibe su nueva vivienda, el esfuerzo y trabajo de una semana, que se plasma en esa ínfima estructura, constituye un aumento de gran consideracion para las condiciones de vida de esa familia.

En la otra vereda, se encuentra el "servirnos". La experiencia que puedes llegar a vivir, y aquella que he sentido en las oportunidades que me ha tocado participar, ha significado un cambio notable en la percepción que tengo de la vida. El conocer una realidad tan disimil, pero a la vez tan cercana. El sentir el agradecimiento profundo de una persona, que te llega a conmover hasta el fondo de tu alma, te cala los huesos y hasta te puede provocar un par de lagrimas. No se trata solo de aprender y conocer una realidad, sino de VIVIRLA, y experimentar, y cansarte, y sentirte responsable de la tremenda tarea que te ha sido encomendada. Es una vivencia que te permite crecer de forma incomensurable, y que de manera alguna puede enmarcarse en una sola palabra o idea.

Es por eso que los conmino a ser parte de estas vivencias. tal y cual como yo y muchos más lo han hecho.No puedo entregar en una sola palabra lo que quiero reflejar, sólo en pequeñas lineas lo que me permite sentir a mi. La Universidad es un Templo de Sabiduria que no sólo te entrega conocimientos que se encuentran impresos, sino también oportunidades como esta que quizas no tendrás en el futuro. Una semana, Un fin de semana de tu vida, es todo lo que se pide. Piensa en todo lo que tienes, y en aquello que careces; pero también piensa en todo aquello que otros carecen, y con lo poco que cuentan. No te arrepentirás...

Responder

Desnud"arte"

por Alejandro Montt

La sociedad chilena se mira al espejo y se desnuda, pero lo que ve no es su  mejor cara. No hace mucho se difundió un informe “serio” (la encuesta según los especialistas fue muy constreñida) en el cual se daba el primer golpe: en Chile ya no se valora llegar virgen al matrimonio por cerca del 70% de nuestras compatriotas. Segundo golpe: Baby Vamp, el arte en movimiento,  nos mostraba que el chileno ya es abierto de mente y que la libertad de expresión se ha convertido en libertinaje de expresión, que las buenas costumbres es un concepto retrógrado y tan flexible que su utilidad se ve cuestionada. Tercer golpe: Tunick, con expectativas de tener sólo cientos de participantes se encuentra con alrededor de 3000 cuerpos para ser inmortalizados, sin importar las bajísimas temperaturas. En resumen, como lo dijo nuestro presidente, los chilenos que corrían en pelota demuestran un país en “buena onda”. Cada vez estamos más civilizados y acordes con la agenda valórica del gobierno.

Lo que más pena da a muchos que creemos que lo anterior es un gran retroceso es que el propio Lavín haya aceptado este espectáculo. Si bien es cierto  no compartía la actividad, creo que vendió principios. El dar la aceptación da una señal de aceptar lo que es la actividad en si. Para muchos estuvo de acuerdo en que se llevara a cabo por una maniobra política.

¡¿Cuál es el problema con los retrógrados y cerdos puritanos que no aceptan la libertad de expresión?! ¿Acaso no puede alguien hacer lo que quiera con su intimidad?

El comentario de la obra “artística” de Tunick para muchos es el mismo: trae serias remembranzas de los campos de concentración. No era un grato espectáculo ver a esos miles de cuerpos apilados luego de que se les quitó la vida. Y es que eso refleja la obra de Tunick, cuerpos sin almas, la definición de un cadáver. Eso es lo que está pasando, se está separando cada vez más lo que es corpóreo de lo que es espiritual. El hombre ya no es una unidad, su exterior es el que se busca que quede para la posteridad, no su interior. Y como el interior necesita del exterior para llegar al fin último, el alma al igual que el cuerpo puede correr la misma suerte: descomponerse y pudrirse.

Se ha cuestionado el término buenas costumbres. ¿Es contrario a las buenas costumbres que una niña de 17 años se pasee desnuda? Quizás no lo es para las costumbres, cada vez más deformadas, pero si lo es para las “buenas” costumbres. Lo bueno no es objeto de opinión, las cosas son buenas o malas, hay objetividad moral.

En fin. El cariño por el pudor cada vez se ve más manoseado. Virtud tan propia de los prudentes el pudor, en la que se refleja con el actuar una de las virtudes más importantes como la humildad. La sobre exposición de lo propio nos quita individualidad, pasamos a ser res publicae en vez de personas privadas. Que cosa más preciosa y valiosa que dar nuestra intimidad a la persona con la que nos hemos comprometido de por vida. Es un regalo que se dan el uno para el otro y nadie más, no teniendo por que hacerlo. ¿Pero que es eso de por vida...? Otro concepto retrógrado, claro. Y es que en una sociedad que se vuelve hedonista y donde el cuerpo va acercándose a ser culto, incluso protegido, todo lo que represente abstinencia o sacrificio debe ser abolido. Se hace de cada excepción la regla general, se desinforma, se tergiversa, se miente. Ojalá podamos aprender algo de nuestros hermanos evangélicos, que si bien hay cosas en las que podemos estar en desacuerdo no vendieron ni venderán sus principios. No caigamos en la mediocridad de conciencia. Que “empelotante” sería caer en la desnudez valórica.

Responder